Agencia de Marketing Digital para Pymes, Autónomos y Emprendedores

Catálogos digitales para tus productos o servicios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Tabla de Contenidos

Catálogos digitales para tus productos o servicios

Todas las empresas o negocios cuentan con catálogos propios o de proveedores. Porque es un recurso excelente para dar a conocer los nuestros productos o servicios para facilitar la compra. Hoy en día en necesario que nuestro catálogo sea digital, también.

Si tenemos una tienda online, con fotos y descripciones de los que vendemos, necesitamos un catálogo digital práctico que dará punto extra a nuestro negocio.

Los beneficios de tener un catálogo digital son numerosos. Entre ellos:

• Una vez descargado el catálogo, el cliente puede acceder aún sin conexión a internet.
• Un catálogo digital requiere una sola copia que puede compartirse en múltiples canales de comunicación (WhatsApp, correo electrónico para tus contactos de tu base de datos, sitio web, redes sociales, etc)
• Puede tener una extensión sin límites y hacerlo digitalmente es muy sencillo.
• Cuidas los recursos naturales al imprimir menos o ningún ejemplar de tu catálogo. Este detalle muestra tu responsabilidad con el medio ambiente.
• Es más fácil su actualización según las tendencias o nuevos productos y servicios. También facilita la corrección de cualquier error.
• Si tus clientes ya se interesaron por adquirir algo de tu catálogo, entonces su próxima acción será ir a tu tienda en línea para comprarlo; esto aumenta en buen porcentaje el tráfico que entra a tu sitio. Si quieres hacer más sencillo el proceso de adquisición de tu consumidor, existen herramientas con las que puedes incluir la realización de compras directamente desde el catálogo.

Por eso, el catálogo virtual no solo desempeña un papel clave mostrando los distintos productos, sino que también es una herramienta directa de compra, por lo que conseguir un catálogo virtual consistente, ágil, coherente con la imagen de marca, completo y sin errores ni omisiones de contenido se convierte en esencial.



El catálogo virtual es la principal herramienta con la que cuenta todo ecommerce para mostrar sus productos a los consumidores. Se trata de un muestrario de productos con sus correspondientes imágenes, vídeos, características y precios. Con un catálogo virtual, nuestro negocio de comercio electrónico ofrece información sobre los productos durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana, a un público mundial, que puede consultarlo desde cualquier tipo de dispositivo conectado a Internet.

Un catálogo virtual es también un apoyo para posibles presentaciones comerciales y un medio publicitario para nuestro ecommerce.

En cuanto a los elementos con los que debe contar, hablamos de:

Atractivo: necesitamos un diseño ordenado, con la información justa como para informar sin llegar a distraer o a saturar. Cada producto debe contar con las suficientes imágenes como para que el cliente pueda contemplarlo desde varios puntos de vista, que esas imágenes admitan la opción de realizar un zoom sobre ellas y que cuenten con la mayor resolución posible. Los catálogos que combinan imágenes de los productos con un pequeño vídeo de éstos están ganando presencia, y resultan una opción muy atractiva.

Exhaustivo: realizar un detallado inventario de los productos de nuestro ecommerce, y del estado de cada uno; unidades, tallas, unidades disponibles, unidades descatalogadas, etc. Por otra parte, un catálogo virtual exhaustivo es aquel que detalla todas las características de cada producto, desde el precio hasta las dimensiones, pasando por su descripción o la información sobre el fabricante.

Extensión: A diferencia de los catálogos físicos, los virtuales pueden ser todo lo extensos que sea necesario sin que por ello se incrementen los costes de impresión, distribución, etc. Antes, los consumidores no podían conocer todo el surtido de productos ni las variantes de cada uno (por ejemplo en colores), algo que ahora sí pueden consultar.

Flexibilidad: Ante cualquier cambio o errata en la descripción, pueden corregirse de inmediato esos errores, actualizarse precios y unidades a la venta o incorporarse novedades de manera constante.

Practicidad: Facilita la visualización de los productos disponibles para la venta y que permite la compra directa de los productos desde él. En este concepto inciden también el diseño y la rapidez de carga del propio catálogo, así como las facilidades dentro del proceso de compra.

Interacción: Brinda la posibilidad de compartir con otras personas, tanto en las redes sociales como vía e-mail, los productos en los que un consumidor está interesado o los que ya ha adquirido.

Análisis: Conocer los hábitos de comportamiento de nuestros potenciales compradores y de nuestros clientes cuando observan nuestros productos es una información valiosa que se puede obtener gracias a un catálogo virtual. Gracias a este ingrediente podemos responder a preguntas como desde qué dispositivo acceden, a qué hora del día realizan sus visitas o cuántas veces consultan los productos antes de adquirirlos.



Por lo tanto, los catálogos son herramientas que permiten la presentación detallada de los productos que se ofertan. Son de gran utilidad para la promoción y venta de los mismos. Con los avances tecnológicos actuales, los catálogos también han evolucionado. Una versión virtual de tu catálogo amplía el rango de posibilidades de distribución y visualización, haciendo posible llegar a tu audiencia o clientes de una manera más sencilla.

Comparte y Difunde este Post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email